:::LOCALIZACIÓN
Este sendero se localiza en el centro-sur del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en los términos municipales de Galaroza y Castaño del Robledo.

:::PRINCIPALES RASGOS DE INTERÉS
La Ribera del Jabugo cuenta con un gran atractivo. Se trata de un tramo muy bien conservado que presenta una alta diversidad de especies y grandes valores paisajísticos. Además de las especies propias asociadas a cursos de agua como álamos, alisos, sauces y fresnos, encontraremos otras que ofrecen una amplia variedad de frutos tales como avellanos, castaños y nogales. Abundan también antiguas huertas con manzanos, perales, higueras, melocotoneros, etc. Posibilidad de acceder al mismo cauce y contemplar sus transparentes aguas. Ambiente rural poco transformado. Núcleos urbanos de interés.

Trayecto:
Lineal de ida y vuelta.
Longitud:
13,5 Km.
Altitudes:
735 m. Max. - 554 m. Min.
Suma de ascensos recorridos:
181 m.
Tiempo estimado:
4/5 horas.
Dificultad:
Media/Alta.

:::DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO
Partimos de Galaroza, situándonos en el margen sur de la carretera Fuenteheridos-Aracena. En la parte central de un conjunto de edificaciones se encuentra una calleja y el inicio del recorrido. El camino comienza empedrado y flanqueado por sendos muros de piedra.Transcurre un primer tramo en pendiente ascendente hacia el oeste por un camino empedrado. Este camino aparece flanqueado por muros donde localizamos Bidens aurea, ortigas, hiedra, la bella campanulácea alfilerillos de viuda, violetas, botón de oro, escaramujos, etc. Entramos en un alcornocal con abundante matorral, donde se encuentran orilleras, retama loca, quejigos, rebollos, coscojas, zarzaparrillas, toronjil, codesos y endrino o espino de injertar. Este último es un arbusto protegido por el Catálogo Andaluz de Flora Silvestre Amenazada y posiblemente originario de los ciruelos europeos actuales.

Llegamos a un claro que desciende hacia dos riberas. Bajamos por el camino de la izquierda y cruzamos un cauce donde hay un pequeño puente de cemento. Subimos hacia la derecha y, enseguida, rodeamos a izquierda un saliente. Pronto nos encontramos en el valle de la rivera. A partir de este momento el sendero avanzará, en su mayor parte, paralelo al cauce.

Hacia la mitad del recorrido, bajo el cerro El Toril, el camino desciende aproximándose al cauce. Una pequeña explanada se abre entre frutales y castaños. Continuamos el sendero acompañados, cada vez con mayor frecuencia, de huertas. Pasaremos un camino que nos llega por nuestra izquierda y proseguimos hasta cruzar el mismo cauce de la rivera del Múrtigas donde hallaremos avellanos, álamos negros, alisos, fresnos, sauces, parras silvestres y numerosas herbáceas destacando la borraginácea nomeolvides, la rosácea de tallos rastreros cinco en rama , hierba verruguera, con látex naranja, lechetreznas, borraja, etc.

Una vez esto, encontraremos un cruce de caminos: el de la derecha nos conducirá a Jabugo y el de la izquierda a El Castaño del Robledo. Tomamos pues el de la izquierda para, algo más adelante, volver a cruzar saltando entre piedras. Una vez pasado el desvío a Jabugo, el camino empieza a subir entre muros pasando por dehesas de alcornoques con encinas y quejigos además de alguna huerta de manzanos y caquis.
A nuestra derecha encontraremos algunos olmos y una lieva, que sale de un manantial con bastante agua, donde podemos encontrar helechos poco frecuentes . También, en los muros localizamos diversos helechos, alguno de ellos protegido por el Catálogo Andaluz de Flora Silvestre Amenazada.

Vamos subiendo suavemente por la ladera dentro de un castañar, con pinos Flandes, olivos.Además de abundante matorral de escobones, brezos blancos, rebollos, madroños, jarón, jaguarzo morisco, jara rizada, tojos, aulagas, carquesas, zarzaparrillas, retama loca, madreselva, etc.

Pasamos por una umbría con castaños y quejigos además de aulagas, ruscos, helechos comunes, dedaleras, orégano, cornicabras, etc. Y, seguidamente, por una solana con alcornoques, encinas y algunos olivos. El matorral que se nos presenta es xérico con jaras y aulagas destacando la presencia del torvisco albar, de hojas con los márgenes densamente pubescentes.

El sendero se estrecha por un denso zarzal. Algo más adelante, a nuestra izquierda, localizamos un manantial. Más adelante, el camino baja acercándose a la ribera. Este punto es muy interesante por aproximarnos al bosque galería y descubrir varias joyas botánicas como Clemátides, arbusto trepador endémico del oeste de la Península Ibérica, primaveras, de grandes flores amarillas, y lirios hediondos. Abundan frutales como cerezos, nogales, manzanos y castaños acompañados de escaramujos, orilleras, rebollos, quejigos, majuelos, etc.

El sendero continua paralelo a la ribera con abundantevegetación higrofítica: abundan saucos, alisos, sauces, fresnos, primaveras, etc. Ya, en el último tramo, la pendiente aumenta rodeandonos un alcornocal en el que abundan olivillas, dedaleras, jaras rizadas, etc. Llegados a las proximidades de El Castaño del Robledo (atención porque hay una carretera), podemos volver hacia atrás.

 

:::FAUNA
La rivera de Jabugo constituye un cauce donde las aguas presentan una relativa constancia . Esto favorece la existencia de anfibios como rana común, ranita meridional, sapo común, tritones, salamandra, etc., que son comunes en el Parque. Es también un lugar donde habitan mamíferos de costumbres acuícolas como son la rata de agua y el turón. El sotobosque, con presencia de abundantes zarzales y huertas próximas, acoge a buen número de aves insectívoras y frugívoras. Así resultan comunes diversas especies de currucas, el escribano soteño, el picogordo, mirlos, ruiseñores, zarceros, etc. Los altos chopos que flanquean el cauce acogen a algunas aves de costumbres netamente forestales o bien son aprovechados por otras aves como lugar de cría.

Este cauce tributa a la rivera del Múrtigas, posiblemente la mejor conservada del Parque. La relativa permanencia de estas aguas permite la existencia de varias especies de peces y, con ello, de diversa fauna (nutria, martín pescador...) que tienen en ellos una parte importante de su dieta.

A destacar es la presencia de la cigüeña negra que tiene próximo a estos lugares (al norte y aguas abajo) una de su áreas de campeo. Otros mamíferos son las musarañas y musarañitas, frecuentes a lo largo de la ribera, así como topos y erizos abundantes en las numerosas huertas del recorrido .

:::VEGETACION
Sin duda éste es uno de los itinerarios más espectaculares y representativos de la flora del Parque Natural. Recorremos un bosque de ribera muy bien conservado compuesto por álamos negros, alisos, fresnos, sauces; abundando melojos, quejigos, castaños y avellanos, lo que le confiere una gran diversidad vegetal, con especies muy raras o escasas en Andalucía.

Especies sobresalientes: Viola riviniana, Circium pyrenaicum, Prunus insititia, Prunus avium, Corylus avellana, Quercus faginea, Quercus pyrenaica, Clematis campaniflora, Primula acaulis, Cystopteris sp, etc...

GEOLOGÍA
Hay pocos afloramientos y existe un cierto desarrollo de suelo. El sustrato litológico de este área es muy simple. En realidad esta representado por un solo grupo de rocas, las tobas, que son metavulcanitas ácidas de afinidad riolítica o riodacítica. Estas rocas, como gran parte de las de estos contornos, son muy antiguas pues tienen asignada edad del Precámbrico. Un rasgo geomorfológico destacable en esta zona es el cerro al que rodea Galaroza. Este cerro se define en un estrato marmóreo que presenta una mayor resistencia a la erosión, en relación con las tobas de alrededor. La mayor parte del sendero discurre a lo largo de un valle fluvial generado por la Rivera de Jabugo.

 

:::RASGOS ETNOLÓGICOS
Aprovechamientos orientados principalmente a la recolección de la castaña y mantenimiento de una cabaña ganadera, centrada en el cerdo, con una amplia comercialización de sus productos.

Con buena fama cuentan sus huertas y sus productos, en especial las frutas de Galaroza. La artesanía de la madera tiene una gran tradición. El origen de Galaroza probablemente sea árabe. Su casco urbano está declarado Bien de Interés Cultural siendo los edificios más notables la Ermita de Santa Brígida (s.XV), enclavada en el cerro que domina a la villa, la ermita del Carmen (s.XVI) y la parroquia de la Purísima Concepción. De especial interés es la fuente del Carmen.

El Castaño del Robledo se trata de un pequeño pueblo fundado en el s.XVI. Toma su nombre del árbol más frecuente, y mayor interés económico en la zona, así como el antiguo bosque original (robledal). Sus principales edificios son la Iglesia de Santiago Mayor y una monumental iglesia inacabada (comenzada en el s.XVI) que sobresale entre las antiguas casas del pueblo.

Información publicada y registrada:

Senderos para caminar y conocer el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva)
 
Edita: Consejería de Medio Ambiente (Junta de Andalucía)
Autores:Enrique Flores Hurtado
Rocío Acosta Ferrero
Documentación: Javier Camacho
Colaboraciones: Jerónimo Amorós
Enrique Sánchez Gullón
Vicente Beltrán
Fotografías y gráficos:Javier Camacho
Enrique Flores
Realiza: EGMASA
Impresión: EGONDI Artes Gráficas, S.A.
Depósito Legal: SE-223-2001
ISBN: 84-89650-83-7
Impreso en España


>> ©2007 www.sierradearacena.net   info@sierradearacena.net <<