:::LOCALIZACIÓN
El sendero se localiza en el sector sur central del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, y se inicia en las proximidades de Almonaster la Real.


:::PRINCIPALES RASGOS DE INTERÉS
Excelentes panorámicas en la mayor parte del recorrido. Caminos tradicionales, a veces entre muros y con empedrados bien conservados, que atraviesan una amplia variedad de formaciones vegetales. Casco urbano de Almonaster declarado Bien de Interés Cultural. Presencia de antiguos molinos de agua y otras construcciones populares en los alrededores.

Trayecto:
En circuito.
Longitud:
6 Km.
Altitudes:
890 m. Max. - 570 m. Min.
Suma de ascensos recorridos:
340 m.
Tiempo estimado:
3 horas.
Dificultad:
Alta.

:::DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO
El inicio del sendero está situado en la salida de Almonaster a 50 mts. escasos por la carretera hacia Santa Ana. En frente del restaurante “La Palmera”, veremos el cartel que lo señaliza. Comienza por un camino empedrado, entre muros. Arriba, al fondo, destaca la cumbre del cerro que, por su relieve, tiene instaladas diversas antenas.

Tramo del molino:
Continuamos hasta llegar a una pequeña explanada donde se localiza un antiguo molino de agua (molino de los Poyos).

Abundan las zarzas, zarzaparrillas, hiedras, y en los muros de piedra, helechos fisurícolas. Junto al molino encontraremos especies higrofíticas como Carex péndula, culantrillo de pozo, Selaginella denticulata, helecho muy pequeño similar a un musgo que tapiza las paredes umbrías y también son frecuentes las gramíneas y la oportunista cerrillo.

Nuevamente el camino asciende, en este caso a lo largo de un pintoresco zig-zag, hasta llegar a un tramo jalonado de alcornoques y con el suelo esponjoso por la acumulación de hojas de castaños. El área que sigue está caracterizada por huertas de frutales con manzanos, albaricoques, higueras, etc.

Tramo del barranco:
En el siguiente cruce seguiremos por el ramal de la izquierda. Aquí el camino se ciñe al barranco donde sobreviven cerezos cubiertos de hiedra o zarzaparrilla. En el camino se alternan alcornoques, acebuches, algún quejigo y matorral mayoritario de jaras rizadas, jaguarzo negro, jaras blancas, ruda, olivillas, Linun tenue, cornicabras, orilleras, escobones tojos, matagallos, torviscos, y alguna retama. En los muros de piedra aparecen helechos.

Durante un tramo sin pendiente pasamos por huertas con nogales, chopos y llegamos a un pequeño arroyo. Tras cruzarlo asciende levemente de nuevo (pared de piedra a la derecha, matorral a la izquierda) para entrar enseguida en el castañar.

Tramo de castaños:
Este tramo de camino es especialmente hermoso en verano-otoño cuando los árboles presentan hojas y frutos. Está señalizado con varias balizas colocadas cerca de los troncos de los castaños y deja dos casas viejas a mano derecha antes de conectar con un carril. Subimos por el castañar en dirección casi norte. Siguiendo este carril llegamos al Puerto de las Encrucijadas.

Tramo de la cima:
En el Puerto de las Encrucijadas, un carril apto para vehículos nos lleva hacia la derecha, ascendiendo aproximadamente 1 Km. con vegetación a ambos márgenes (castaños, madroños y zarzas).

En el Cerro, nos encontramos en una umbría con encinas y algunos castaños, abundando jarrones, helechos comunes, zarzas, aulagas, escobones, cornicabras, orégano, peonías, etc. En las solanas abundan el hinojo y la cañaheja. Ya arriba, se enlaza con un carril semi-asfaltado y bordeado de cipreses. Siguiendo hacia la derecha encontraremos al poco dos miradores. Uno antes, hacia la izquierda que mira al norte, y el otro siguiendo recto, que mira al sur.
En este cerro toda la cima resulta un excelente oteadero.

Tramo de descenso:
A pocos metros del mirador sur arranca la senda que desciende hacia Almonaster. Tiene tramos de fuerte pendiente y es recomendable que las personas poco habituadas a la montaña presten atención al andar.

Si la referencia visual para la subida ha sido el Cerro San Cristóbal, para el descenso lo será el pueblo de Almonaster. Una vez alcanzado el carril semiasfaltado seguiremos por el mismo 900 mts. hasta que una baliza nos indicará a la derecha para descender entre retamas y matagallos por un pequeño camino junto a una pared de piedra. Seguimos descendiendo entre alcornoques flanqueados por paredes de piedra. Bajando con cuidado junto a afloramientos rocosos, llegamos a un pequeño collado y torcemos al final hacia la derecha para cruzar un barranco, donde fluye un manantial de agua. Seguimos el barranco durante unos 15 m. y subimos un poco hasta reencontrarnos con el camino de ida, por donde regresaremos a Almonaster.

:::FAUNA
La altura nos permite disponer de un buen oteadero desde donde observar aves planeadoras y en paso. Según la estación del año, será posible escuchar al ruiseñor o ver al mirlo común o al petirrojo.

:::VEGETACION
En el recorrido desde la base del Cerro del San Cristóbal hasta su cumbre, pasamos por un monte de encinas y alcornoques, con retamas a media ladera y donde también aparecen algunas formaciones mesófilas de quejigos, castaños y bosques de ribera. Como especies a destacar tenemos a Quercus faginea, Prunas insititia, Antirrhinum graniticum subsp onubensis, Cytisus arboreus subsp baeticus, etc.
Pasamos también por un bosque de castaños.

 

:::GEOLOGÍA
El itinerario dispone de una cierta variedad de litologías. Anfibolitas toleíticas: Hay diversos afloramientos a los lados del camino y en el tramo que sube en zig-zag. Estas antiguas rocas volcánicas metamorfizadas (Silúrico-Devónico), afloran según una banda de gran continuidad lateral NO-SE. Se trata de una roca moteada, donde a simple vista pueden llegar a reconocerse cristales de anfíboles y plagioclasas.

Gneis: Con diferenciación de bandas en colores más o menos oscuros.

Diorita: Son rocas granudas de grano medio a grueso con color oscuro (verdoso a grisáceo) y masivo, cuyo aspecto recuerda al del granito.

Granito: Normalmente los encontramos muy alterados y dando formas del terreno relativamente deprimidas.

Rocas de silicatos cálcicos: Se trata de una roca de color verde oscuro. La tipología de la roca original parece mixta entre materiales vulcanogénicos y de carbonatos sedimentarios.

El tipo litológico de la cima se repite en otras cimas del entorno. La superior resistencia a la erosión de estos riscos ha favorecido el importante resalte topográfico que da lugar al Cerro San Cristóbal.

:::RASGOS ETNOLÓGICOS
Encontramos una agricultura variada, con olivar, castaños, frutales y cereales como principales cultivos. Ganadería centrada mayoritariamente en el cerdo ibérico que aprovecha las extensas dehesas y castañares del municipio. Cerámicas y artesanía con madera.

Los orígenes más antiguos son de época romana, como lo atestiguan las ruinas del castillo y los restos reutilizados después en la mezquita. Hacia el año 822 d.C. aparece la primera referencia de Al-Munastir (el monasterio). Posiblemente, ya en época visigoda existiese una basílica-monasterio en el lugar ocupado después por la mezquita construida en el s.X.

La ciudad está declarada Conjunto Histórico-Artístico y entre sus principales monumentos se encuentran la ermita de Ntra. Sra. de la Concepción, parroquia de San Martín, ermita de Santa Eulalia, el puente romano y Casa Rectoral. A visitar el Museo Municipal y la Cuadra Museo de Caballos de la familia Bahones.

Información publicada y registrada:

Senderos para caminar y conocer el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva)
 
Edita: Consejería de Medio Ambiente (Junta de Andalucía)
Autores:Enrique Flores Hurtado
Rocío Acosta Ferrero
Documentación: Javier Camacho
Colaboraciones: Jerónimo Amorós
Enrique Sánchez Gullón
Vicente Beltrán
Fotografías y gráficos:Javier Camacho
Enrique Flores
Realiza: EGMASA
Impresión: EGONDI Artes Gráficas, S.A.
Depósito Legal: SE-223-2001
ISBN: 84-89650-83-7
Impreso en España

 

>> ©2007 www.sierradearacena.net   info@sierradearacena.net <<