Esta población tiene como principal atractivo el constituir un excelente mirador sobre el embalse de Aracena, cuyas riberas son un recurso turístico de primer orden. Los alcornocales de sus alrededores presentan un magnífico estado de conservación, con ejemplares espectaculares, y es muy interesante y poco conocida la iglesia parroquial de San Pedro y San Pablo. Igualmente, la feria de ganado de silla y tiro constituye una curiosa reliquia de los antiguos mercados ganaderos, que tenían en otro tiempo gran transcendencia y de los que hoy a penas quedan huellas.

Existen en su término enterramientos con una antigüedad de unos cuatro mil años en el paraje conocido como San Salvador. También existen restos de la cultura romana y vestigios visigodos datados entre los siglos V y VII.
El origen núcleo de población se remonta a la época de las repoblaciones cristianas efectuadas por colonos, gallegos y leoneses o con el posterior periodo castellano. La tradición atribuye al origen de la población a la instauración de una venta próxima a una morera que le dio el nombre actual.

Este humilde núcleo pasó a depender de Aracena, y como tal estuvo unido a su suerte.

Puerto Moral se emancipó en 1817 otorgándosele el título de villa por el monarca Fernando VII.

El lento retroceso demográfico que sufrió esta población durante la primera mitad del siglo actual se frenó en la década de los sesenta gracias al impacto provocado por la construcción del embalse de Aracena, a 5 kilómetros de la población, ya que el empleo que promovieron estas obras permitió el crecimiento demográfico de uno de los municipios más pequeños de la provincia, justamente en la década en la que la sangria demográfica sacudió mas duramente a las áreas rurales serranas.

El primer domingo de abril tiene lugar en Puerto Moral la feria de ganado de silla y tiro, la primera del ciclo ferial andaluz, que fue fundada en 1893 por el alcalde Julián Navarro Flores. Se trata del principal acontecimiento festivo del pueblo.

El último domingo de julio se celebra la fiesta conocida como "La Alcaldesa", surgida tras la proclamación en 1956 de la Virgen de la Cabeza como alcaldesa perpetua de la villa. La fiesta se prolonga de sábado a lunes y tiene como principales manifestaciones la actividades festivas y el baile.

Las peculiaridades gastronómicas son comunes al resto de la sierra. Entre los platos locales destacamos las sopas de caldillo y el ajogañán, elaborado con pan, ajo, patata, bacalao, cebolla y pimiento rojo.

Fuente.

La fuente-abrevadero situada en la entrada del pueblo es un elemento popular con atractivo, como los restos de molinos existentes en la Ribera de San Pedro, en las proximidades de la población.


Iglesia.

Es imprescindible detenerse a visitar la pequeña pero muy hermosa iglesia de San Pedro y San Pablo, cuya visita nos puede facilitar la amable vecina que es depositaria de la llave. Es un edificio peculiar, sin estilo predominante definido, cuya parte original algunos atribuyen al siglo XIII, y que ha conocido sucesivas ampliaciones y reformas entre los siglos XV y XVIII,

por lo que en sus formas sencillas de ermita rural hay constancia de elementos góticos-renacentistas y barrocos.

Ermita.

A la ermita de San Salvador a 3 Kms. al norte de la población se accede por un camino que se inicia en la plaza del rodeo. Se trata de un inmueble de una sola nave y factura gótica, con los característicos arcos transversales apuntados, construidos en mampostería.

Pantano.
El pantano de Aracena, a 5 kilómetros de la población, constituye un recurso turístico de primer orden que es administrativamente compartido con otros municipios, aunque Puerto Moral es la localidad más próxima y en su término se ubica el principal acceso, la presa y el poblado anejo. Se trata de un recurso turístico de amplias posibilidades para la pesca.


>> ©2007 www.sierradearacena.net   info@sierradearacena.net <<