En el corazón de la Sierra, enclavada en un cruce de viejos caminos, se encuentra La Nava, dominando el valle del Múrtigas que le ofrece el rico tesoro de sus huertas; esas mismas huertas que en su día comenzaron a cultivar aquellos agricultores venidos del oriente y en las que dejaron todos su saber.

El término se extiende por una superficie de sesenta kilómetros limitando al Norte con los de Cumbres Mayores y Cumbre de San Bartolomé, al Este con Valdelarco y Galaroza, al Sur con Jabugo y al Oeste con Cortegana y Aroche. Además del río Múrtigas que cruza el término de Sur a Norte, otra corriente de agua se adentra en la Nava hasta unirse al anterior en el paraje conocido como Riscos Castillejos, es el río Caliente que junto con el anterior, forman una red fluvial de más de quince kilómetros. Su única aldea Las Chinas, a cinco kilómetros al Sur de la población, está compartida con el vecino pueblo de Galaroza.

Se encuentra la población a una altura media de 420 m. Su clima es mediterráneo con una temperatura media de 17 grados, aunque se registran grandes diferencias de temperatura que en el verano pueden alcanzar fácilmente los 40 grados en las horas centrales del día, refrescando al atardecer, mientras en invierno se registran grandes heladas nocturnas, siendo raro el año que no nieva.

Los naturales de La Nava se sienten orgullosos de su pueblo e invitan a toda aquella persona que quiera conocerlo a visitarles, pues seguro que no saldrán defraudados, muy al contrario, volverán más de una vez.

Aunque parezca una incongruencia es así, en La Nava se ha perdido el recuerdo de su historia y, no es que no la tenga, es que hasta ahora nadie se había preocupado de investigarla.

Desde tiempos muy remotos, el valle del Múrtigas ha a atraído a numerosos pueblos por la riqueza que les proporcionaba sus tierras; primero como lugar de caza y cuando se hicieron sedentarios, como tierras de cultivo y de explotaciones mineras.

Varios son los yacimientos arqueológicos que atestiguan el paso por el término de La Nava de los diferentes pueblos que lo han habitado. De estos yacimientos podemos destacar tres de gran importancia: Papatortas, al Oeste de la población hacia la aldea de Puerto Lucía., Valdegalaroza, a 2,5 Km. Al sur del pueblo y junto a la N-435, y el mejor de todos, que es la Sierra de la Algaba.

La llegada de los romanos a las tierras de La Nava, propició el trabajo en las diferentes explotaciones mineras de la zona, de las que extraían el hierro, cobre y plata en abundancia, llegando incluso a edificar una pequeña villa para acoger a los mineros que en estas minas trabajaban. El lugar escogido para levantar la villa se encontraba cerca de donde hoy está la Ermita de las Virtudes. Muchas de las piedras de esta villa han servido para la posterior construcción de la Ermita, pues en sus paredes podemos observar diverso material de acarreo procedente de la villa romana.

Al sobrevenir la decadencia del imperio romano, llego también la decadencia de las explotaciones mineras que se fueron abandonando, esto ocasiono el despoblamiento de la villa dejándose a su suerte durante la dominación visigoda.

La conquista cristiana fue realizada por el rey portugués Sancho II entre el año 1230 y 1235, ayudado por la Orden del Hospital, hasta que en el año 1255 pasa a la corona de Castilla.

El siglo XIV fue muy duro para la vida de La Nava, la epidemia de peste de 1311 consiguió despoblar la villa, no volviéndose a ser habitada hasta 1341.

Las guerras con Portugal harán que hacia 1476, La Nava quede destruida, por lo que la reina Isabel I concede la exención de tributos para ayudar a la recuperación del pueblo.

La vida continúa con sus avatares en el pueblo hasta 1811 que es ocupado por las tropas francesas el 10 de Abril, robando el pan y la comida que estaba pareparada para los pobres y matando a su alcalde.
El final del siglo XIX supuso para La Nava un periodo de prodperidad, pues se comenzaron a trabajar varias de las 86 minas que existen en el término.

La población de La Nava pasó de 782 habitantes en 1950 a tener 1040 en el año 1960; todo este incremento de población vino a consecuencia de la puesta en explotación de la mina María luisa, pero al parar la extracción de mineral en la década de lo 70, la emigración fue la única salida para la población.

Al ser La Nava un pueblo muy antiguo, tiene unas tradiciones que se remontan a sus principios, entre las que podemos destacar:

La Candelaria.- una de las tradiciones más antiguas de la población y que en la actualidad se está perdiendo. En la noche del día 1 al 2 de febrero, todos los vecinos iban amontonando en la calle lateral de la iglesia los muebles más viejos y rotos que se encontraba en cada casa, hasta formar una gran pira, a la que el alcalde de la localidad prendía fuego al dar las 12 de la noche, con el fin de quitar todos los maleficios que se acumulaban en cada una de las casas durante el año; mientras duraba la fogata, la gente cantaba y baila a su alrededor. En la misa que se ofrecia el día dos, se presentaban a la Virgen todos los niños nacidos durante el año. Solo está quedando esto último y se realiza el domingo siguiente a la Candelaría, pues el sacerdote solo viene una vez por semana.

Traida del Cristo.- esta es una tradición que data de mediados del siglo XVI y en la que participaban todos los hombres y mujeres del pueblo.

El día de Miércoles Santo, se reunian hacia el medio día en la plaza de la villa todos los hombres, para comer el pan de los pobres, acompañado de queso y vino;una vez que terminaban con todo el preparado, se encaminaban hacia la Capilla del Cristo de los Caminantes, donde esperanban que el sol se pusiese por la Sierra de Papatortas, momento en el que entraban en la Capilla cogiendo al Crucificado, s encaminaban hacia la iglesia entre cantos y rezos.
Una vez que se terminaban todos los Oficios de la Semana Santa, el viernes por la tarde, las mujeres solicitan al cura les entregase al Cristo, para devolverlo a su Capilla. Aunque en la actualidad se sigue haciendo, no es igual a como se realizaba antiguamente.

Bollo de Pascuas.- Se trata de una gira campera que el Domingo de Resurrección realizan los habitantes de La Nava a la Presa de Gaspar, en la que se consumen todo tipo de viandas y el tradicional Bolo con un huevo en su interior, que los padrinos regalan a sus ahijados.

Romería de las Virtudes.- Se celebra esta romería el cuarto fin de semana del mes de Mayo, siendo la romeria más antigua de la provincia de Hueklva y quizás de Andalucia Occidental, pues se viene realizando desde finales del siglo XIII, aunque en la actualidad se lleva a la Virgen al campo por falta de ermita, pues la que tenía se perdió con la Desamortización de Mendizábal de 1837. La Ermita se encuentra declarada como Monumento Histórico-Artístico y estáa en proceso de recuperación, para en un futuro llevar a su titular al lugar del que nunca debió salir.

Fiestas patronales.- El día 14 y 15 de Agosto se celebran las fiestas de la Patrona, Ntra. Sra. De las Virtudes, siendo el 15 día grande en el que después de la diana, se celebra la Misa de Hesmanos a las 12 del mediodía, para una vez terminada realizar la Sesión Vermut amunizada por la Banda de Música que ha tocado la diana. Al ponerse el sol, se saca a la Virgen en procesión por todas las calles del pueblo, acto este cargado de tradición y de un gran arraigo popular, siendo una autentica maravilla ver el paso de la Imagen. Por la noche se celebran verbenas populares en el Paseo de los Rosales.

Fiestas del melocotón.- Son las fiestas más típicas de toda la Sierra, dedicada a la fruta emblemática del pueblo, el melocotón, teniendo lugar el último fin de semana completo del mes de agosto.

En la noche del sábado se corona a la reina de las Fiestas, título que siempre recae en una joven de la localidad, imponiéndose las bandas acreditativas a su corte de honor, que son jóvenes de los pueblos de la comarca, acompañadas de sus respectivos representantes municipales. Estas fiestas suponen un motivo de hermanamiento entre todos los pueblos que componen la comarca de la Sierra, en los que tambien están incluidos pueblos de Sevilla, badajoz y de Portugal.

Terminado el acto de coronación, se procede a la inaguracion del Ponche por la Reina y su corte; el cual es repartido entre las personas que se encuentran en el recinto ferial. Este ponche es realizado con 2000 litros de vino del Condado de huelva, 1000 litros de gaseosa, 500 kilos de melocotón de La Nava, su correspondiente azucar y , otros ingredientes que se guardan en secreto, solo son transmitidos de padres a hijos de forma oral.

Candelas de Nochebuena y Año Nuevo.- Durante las frias noches del 24 y 31 de Diciembre, se montan en la plaza del pueblo unas enormes hogueras de leña de encina, quemándose una encina completa cada noche, para calentar el ambiente que se vive durante las fiestas navideñas. Alrededor de estas hogueras, se reúnen las gentes del pueblo para comer, cantar y bailar hasta que el cuerpo aguante, repartiéndose dulces y licores entre todas las personas que se acercan al calor del fuego.

Como en todos los pueblos de la Sierra, La Nava tiene platos autóctonos de la localidad y de los que sus mujeres se sienten orgullosas:

Cocido de gurumelos.- Se trata de un guiso a base de garbanzos, gurumelos y vinagreras (hierbas del campo), al que se le agrega de todo lo relacionado con el cerdo: tocino, morcilla, chorizo, rabo, espinazo, oreja y carne magra.

Bollo de papas.- Especie de puré muy espeso que se cocina abase de patatas cocidas, tomate, pimiento, cebolla, ajos y al que se le agregan trozos de tocino frito.

Picadillo de asadura.- Para este plato se utilizan los tomates embotellados, cebollas, culantro, aceite, vinagre y sal y se le añade asadura de serdo asada y picada en trozos pequeños.
Gazpacho de invierno.- A baase de patatas cocidas y machacadas, con tomates embotellados, culantro, ajo, aceite, vinagre y sal.

Caldillo,- Comida típica de matanzas, con patatas cocidas, asaduras, costillas y diferentes partes del cerdo.

Olla de coles.- Otro de los platos que se consumen en los dias de matanzas y que se confeccionan agregandele a las coles cocidas las partes internas comestibles del cerdo.

Entre los postres más populares del pueblos se encuentran: Orejones, dulces de castañas, compota de membrillo, melocotones embotellado, etc.

ERMITA DE LAS VIRTUDES

Se trata de un edificio emplazado a un cuarto de legua al oeste del pueblo, que empezó a construirse a finales del siglo XIII por mediación y con los fondos del Cabildo Municipal, en honor de la imagen que un carbonero de Cortegana llamado Pedro Amigo, encontró en el hueco de una encina.

La ermita de Ntra. Sra. De las Virtudes responde a la tipología de templos mudéjares de arcos transversales de tres naves de planta basilical, terminadas las laterales en testero plano y la central en profundo ábside.

El ábside resulta de gran interés arquitectónico, ya que corresponde a parte de la primitiva construcción de la Ermita, que se componía de una sola nave de estilo románico y bóvedas de cañón, a la que se agregaron las tres naves que en la actualidad tiene, al quedar pequeña para acoger a la multitud que acudía a la romería. En la cúpula del ábside se conservan las antiguas pinturas murales que tenía la Ermita.

Los alrededores de la Ermita, así como muchas de las piedras utilizadas para su construcción, corresponden a un campo arqueológico en el que se encuentran las ruinas de la villa minera construida por los romanos en el siglo I a. C.

IGLESIA PARROQUIAL

Edificación de una sola nave con bóveda de cañón, construida en las afueras del casco urbano, aunque según una carta de Don Julián de castilla, antes si tenía casas alrededor, pero a finales del siglo XV se quemaron porque pertenecían a otra religión, posiblemente lo mismo que el edificio parroquial, pero como era de mejor calidad, se convirtió en la iglesia.

Lo mas importante del edificio es su esbelta espadaña, construida a mediados del siglo XVI siguiendo la tipología de campanarios leoneses. Compuesta por un doble cuerpo de campanas, correspondiendo al primero dos campanas y una al segundo.

En el altar mayor se encuentra una bonita imagen de Ntra. Sra. De Gracia, talla de madera policromada del siglo XVIII de autor anónimo; en lo alto del mismo altar existe la imagen de un Cristo de barro cocido que se encontraba en el Humilladero del Cristo de los Caminantes y, al ser del siglo XV, se trasladó a la parroquia para evitar su expoliación. En una capilla lateral, se encuentra la imagen de la Patrona de la villa Ntra. Sra. De las Virtudes, reproducción efectuada por el escultor sevillano Ribera en 1948, siendo una copia muy buena de la anterior desaparecida en 1936.

HUMILLADERO DEL CRISTO DE LOS CAMINANTES.

Pequeña capilla construida en el cruce de caminos que existían en La Nava y a mitad del recorrido entre el pueblo y la Ermita de las Virtudes. Su construcción data de Mayo de 1495 y se realizó a expensas de la Hermandad.

La pieza mas importante de la capilla es una imagen de Cristo tallada en madera, por el escultor onubense león Ortega, muy interesante.

CABILDO VIEJO

En la Plaza de España se encuentra este edificio del siglo XIX, construido sobre el solar de otro mas antiguo y que hasta la década de los 80, ha servido como Casa Consistorial, estando actualmente rehabilitado como sala de exposiciones.

En su interior existe un reloj mandado a construir en 1905 por el entonces alcalde Celestino Arellano, el cual funciona a la perfección después del tiempo transcurrido y de las reparaciones efectuadas por D. José Verdejo Carretero.

GRUPO ESCOLAR.
Aunque en la actualidad es un salón de usos múltiples, su construcción se realizó en 1935 para grupo escolar. Se trata de un edificio de una sola planta con dos aulas, una para los niños y otra para las niñas separada por la biblioteca. Las puertas de entrada se encontraban protegidas por unas grandes marquesinas que le proporcionaban un aspecto muy señorial.

PUENTE MEDIEVAL.

A finales del siglo XV los molinos de La Nava fueron tantos y tan importantes, que venían a moler cereales desde muchos lugares de España y de Portugal a ellos, sin importar la época del año, por lo que para cruzar el río Múrtigas en los meses de mas caudal, se hacía necesaria la construcción de un puente que lo permitiera.

Así fue como en el año 1484 se procedió a la construcción de dicho puente, costeado por los propietarios de los molinos de La Nava.

El puente que se conserva en perfectas condiciones, se encuentra aproximadamente a la altura del Km. 127,5 de la N-435 y a unos 500 metros aguas abalo del Puente del Infierno pudiéndose visitar en cualquier momento.

>> ©2007 www.sierradearacena.net   info@sierradearacena.net <<