No perderá el tiempo el viajero si decide acercarse a esta población. Numerosas manifestaciones de arquitectura popular y ecos de un pasado mejor se constatan en un paseo por sus empedradas calles y en su emplazamiento, entre valles y cerros donde las huertas del ruedo agrícola y las montaraces dehesas son testimonio de unos modos de vida apenas transformados en años.

Tiene su origen en la época de repoblación, aunque se ha detectado la presencia humana anterior. La repoblación convierte a esta localidad en una avanzada del reino de Sevilla, en cuyo alfoz se incluye en 1253.

Incluida en tierras de realengo y dependiente del municipio de Aracena, conoció un importante aumento de la población en el siglo XIV, en que comienza a construirse la iglesia parroquial.


Lograría su independencia de Aracena por un real decreto firmado por el emperador Carlos V, en un momento en el que la corona vende este tipo de derechos para sanear su maltrecha economía.

Del 1 al 3 de mayo se celebra en Hinojales la festividad de la Patrona, la Virgen de la Tórtola, cuyo rasgo característico es una danza de origen celta según unos, o de los repobladores gallegos según otros, denominada "la danza" o "danza de la Tórtola". Los danzantes, al son de la gaita (flauta), el tamboril y las castañuelas, en número de siete, bailan delante de la Patrona.

La fiesta culmina el "Día de la Cruz" con la celebración de una procesión, que tiene parada en la Cruz situada frente a las antiguas escuelas.

Otras fiestas son la Semana Santa, con procesión el Jueves Santo, el Corpus, y el paseo de caballo, a mediados del mes de agosto.

Diferentes muestras culturales son las referidas a la gastronomía y las actividades artesanales. Entre las primeras destacan los productos derivados del cerdo, y es común que las familias engorden uno o varios animales para la celebración de la matanza.

Respecto a las actividades artesanales pervive la elaboración de cestos y canastos con varetas de olivo.

Iglesia.

La iglesia de Nuestra Señora de Consolación constituye un edificio declarado Bien de Interés Cultural que debe ser visitado (abierto en horas de función religiosa). Es una obra del último cuarto del siglo XV, y en su fachada lateral permanece una inscripción que la data en el 1500.

Se trata de un edificio que se inserta en la tradición de la arquitectura religiosa gótica y andaluza y que algunos señalan que tuvo uso como sinagoga.

Ermita.

La ermita de Nuestra Señora de la Tórtola, localizada en la salida del pueblo en dirección a Cañaveral pero que no es visible desde la carretera, es al parecer originaria del siglo XIII, coetánea de buena parte de las ermitas medievales erigidas por los repobladores castellano-leoneses.

Fuentes.

Son igualmente de interés otros elementos tradicionales, especialmente las fuentes. Destaca la fuente de la Villa, que se ubica en un entorno atractivo, dominado por la iglesia en las afueras del pueblo y en el camino de la ermita, próximo a viejos molinos.

Ribera.

Resulta de interés la Riveras de Hinojales, curso fluvial rodeado de huertas, bosques de ribera y dehesas, y la Sierra del Rey, monte de olivares y encinares que constituye un excelente mirador sobre la comarca.


>> ©2007 www.sierradearacena.net   info@sierradearacena.net <<